Especialmente con cielos nubosos, con cambios de intensidad de luz constantes, un controlador MPPT mejorará la recogida de energía hasta en un 30% en comparación con los controladores de carga PWM.